TEXTO de Carlos Dorna

En una sociedad donde la comunicación está invadida por la tecnología, las emociones y los sentimientos también se ven afectados.